Estudio Chile 3D, muestra una situación interesante, ser padre hoy y la felicidad

Siempre se creyó que la paternidad fomentaba la felicidad de las personas, hasta que en 1957 una investigación italiana titulada “La paternidad como crisis” cambió esa mirada. Hoy el estudio Chile 3D, de GfK Adimark, enfocado en la felicidad, parece corroborar esa visión. En el informe se pregunta a las personas cómo se encuentran considerando todos los aspectos de su vida, siendo del 1 al 4 infeliz, el 5 una calificación neutra y del 6 al 7 feliz.

¿Los resultados? Fueron sorpresivos… o quizás no tanto. Las personas con hijos reportaron considerarse felices en menor medida que los encuestados sin prole. Un 67% de los padres dijo serlo, frente a un 74% de los que no saben de pañales ni mamaderas. Una posición que a lo largo del mundo no está necesariamente alejada de nuestra realidad.

Qué sí, qué no

Pero no todos piensan así. En el mundo de la felicidad todos dicen tener la razón, pero hay poca coincidencia sobre el efecto de los niños. “En la literatura no hay una conclusión única. Todo depende de un montón de factores: de estar en pareja, de la educación, de la edad, de qué proyectos postergues en tu vida”, explica Wenceslao Unanue, académico de la Universidad Adolfo Ibáñez y director del Instituto del Bienestar.
Marigen Narea, académica de la Escuela de Sicología de la UC, cuenta que en esta clase de estudios los resultados tienen que ver con la manera en que se les pregunta a las personas por su felicidad, porque la forma en que se enuncia puede hacer que el entrevistado exagere o subestime su felicidad. “Cuando a los papás con hijos les preguntas si son felices, se van a acordar de la noche anterior en que no durmieron nada, cuando el niño hizo berrinche y no quiso comer, o en todo el tiempo que ocuparon en la mañana tratando de vestirlo para ir al colegio”, explica la sicóloga.